jueves, 3 de septiembre de 2015

El mandamiento de estar alegres

La sección de esta semana nos habla del mandamiento de traer los primero de las primicias “Bikurim” (primicias), que los israelitas debían presentar delante de Hashem, como una acción concreta del agradecimiento que sentían. La ofrenda de Bikurim consistía en la entrega de los 7 frutos nombrados en Devarim 8:8: Trigo, cebada, vid, higos, granadas, aceitunas y dátiles. La mitzva de Bikurim es aceptada por el sacerdote (Cohen) entre la festividad de Shavuot y la festividad de Januka en forma anual. Este precepto comenzó a regir en la tierra de Israel, solo 14 años después que toma ron y dividieron la tierra. 

Nos dice la bendita Torá: 

“Y sucederá que cuando llegues a la tierra que HaShem tu Elohim te da por herencia, tomes posesión de ella y habites en ella, tomarás lo primero de todos los frutos del suelo que recojas de la tierra que HaShem tu Elohim te da, y las pondrás en una canasta e irás al lugar que HaShem tu Elohim escoja para establecer su nombre.” (Devarim 26:1-2) 

Esta ofrenda también es mencionada en Éxodo 23:19a y 34:26a, donde está escrito: 

“Traerás lo primero (reshít) de las primicias (bikurim) de tu tierra a la casa de HaShem tu Elohim...” 

Cada miembro de Israel debía hacer un esfuerzo personal e individual de llevar su canasta con los primeros frutos de su cosecha para ofrendarlos delante de Hashem. Cuando llegaba el tiempo del nacimiento de los primeros frutos, los Israelitas marcaban con una pequeña “amarra” o “señal” los primeros frutos de sus árboles, pues esos serían entregados a Hashem. Esto nos enseña que la alegría y el agradecimiento del cual nos demandara Hashem en esta porción, son actitudes trabajadas con precaución y anterioridad a los momentos donde terminan por manifestarse. 

Tenemos el caso de la mesa de cena del Shabat, ¿Qué es lo que hace la mujer del hogar antes que termine el viernes y caiga el sol? Ella desea dar lo mejor de sí a Hashem, su primicia. Por lo cual, como está alegre y agradecida, prepara todo con antelación de forma perfecta se preocupa de todo detalle, para cuando llegue el momento indicado, termine manifestándole a Hashem, a través del encendido de las velas, cuan agradecida y alegre está por haber llegado a esa ocasión. 

Respecto de esto mismo podríamos señalar que el mandamiento de estar alegres y de dar gracias es en realidad una consecuencia de una preparación previa a los momentos concretos donde debemos manifestar la alegría y la acción de gracias. 

Por ejemplo nos dice la bendita Torá: 

“Entonces hablarás y dirás delante de Hashem tu Dios: Un arameo a punto de perecer fue mi padre, el cual descendió a Egipto y habitó allí con pocos hombres, y allí creció y llegó a ser una nación grande, fuerte y numerosa; y los egipcios nos maltrataron y nos afligieron, y pusieron sobre nosotros dura servidumbre. Y clamamos a Hashem el Dios de nuestros padres; y Hashem oyó nuestra voz, y vio nuestra aflicción, nuestro trabajo y nuestra opresión; y Hashem nos sacó de Egipto con mano fuerte, con brazo extendido, con grande espanto, y con señales y con milagros” (Devarim 26:5-8) 

Lo primero que debía hacer el Israelita era recordar ese estado original en el que estuvo. El texto de la Torá nos dice: “nos maltrataron” “nos afligieron” “pusieron sobre nosotros dura servidumbre” Luego dice que Hashem les libro de: “Aflicción, trabajo, opresión”. Este es el estado de la DEPRESIÓN. 

Una persona deprimida está afligida, trabajada, oprimida. Una persona deprimida está maltratada por distintas circunstancias, y es esclava de un duro estado espiritual QUE LO DESTROZA A DIARIO. La Torá usa la expresión- “Hashem NOS SACO”. Porque una persona triste en realidad está un lugar que no pertenece al estado normal de la neshama de un hijo de Israel, de un hijo de Dios. El creyente en Yeshua que está deprimido y triste debe “ser sacado” de este lugar o estado espiritual que no debe estar, que no le corresponde. 

Así vemos que para llegar al estado de la alegría debemos reconocer que estuvimos deprimidos, y cansados. Y para dar gracias hay que reconocer que ese estado terrible en el que nos hallábamos es parte del pasado, y que no afectara nuestro presente de forma negativa, sino que de forma positiva, ¿Cómo? Recordaremos lo pasado solo para dar gracias y alegrarnos en lo que Dios tiene en el aquí y en el ahora para nosotros, y que todo lo vivido en el pasado A SIDO PARA BIEN. 

En realidad el Israelita que llegaba delante del sacerdote a presentar su ofrenda debía sacar de si, toda actitud pesimista y entender en qué momento de su vida se encontraba, estaba: 

¡Delante del rey de todas las cosas! ¡Presentando lo mejor que Hashem le ha dado! ¿Cómo no dar gracias? ¿Cómo no estar alegres? No hay palabras que alcancen para estas ocasiones. 

Respecto de estas ocasiones, esta parasha comienza con las palabras “Cuando llegues”, y esto es para enseñarnos que la ALEGRÍA, y la ACCIÓN de gracias, tienen que ver con “LAS LLEGADAS” o con los “INICIOS”. 

Si recordamos lo que nos dice el Salmo: 

“Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre” (Tehilim 100:4) 

Siempre que LLEGAMOS a un lugar, estamos marcando el término y el inicio de un ciclo, y según la Torá, cada término e inicio se debe enfrentar con ALEGRÍA Y CON ACCIONES DE GRACIAS. 

Nos dice la bendita Torá: 

“Y te alegrarás en todo el bien que Hashem tu Dios te haya dado a ti y a tu casa, así tú como el levita y el extranjero que está en medio de ti” (Devarim 26:11) 

Podemos entender que la llegada o el inicio de un momento espiritual, (o físico) pero concreto delante de Hashem, como por ejemplo traer las ofrendas de Bikurim, debe ser expresado con real alegría, con acciones de gracias delante del cielo. Lo mismo sucede cuando acudimos en Shabat a reunirnos para celebrar ¿No es nuestra vida y actitud una ofrenda delante Hashem, una verdadera primicia? Muchos no le están dando las primicias espirituales a Hashem, y para muchos la reunión del Shabat es un mero trámite, o incluso, algo que no es tan necesario en sus vidas espirituales. 

Cuando un niño va comenzar sus estudios, está ansioso por estar con sus compañeros, está alegre, muy contento de ver a sus amigos. Cuando comenzamos en un nuevo trabajo, ¿Cuál es nuestra actitud? Nadie andaría con la cara larga su primer día de trabajo, sino que con mucho ánimo para que todas las cosas salgan bien. Cuando alguien comienza alguna labor o tarea debe hacerlo con alegría, con agradecimiento, de lo contrario no podrá obtener ningún resultado beneficioso, cualquier sea esa labor o tarea, siempre se necesitara del poder de la alegría. 

Estar alegre es un gran mandamiento que no podemos dejar de cumplir. Por ejemplo cuando un esposo llega de su trabajo a su casa, contento por haber terminado un día laboral, y encuentra a su esposa con su rostro hasta el suelo ¿Qué sucederá ahí? De seguro no habrá armonía, esa actitud de la esposa causara de seguro desanimo en el esposo, o incluso una discusión. Y si en sentido contrario, la mujer está feliz en la casa, y su esposo llega enojado por haber tenido un mal día en su trabajo, o molesto por las circunstancia de su vida, afectara a su esposa, romperá la unión, y esa familia no podrá recibir la bendició n de Hashem. Pues la bendición de Hashem solo recibe cuando hay ALEGRÍA. 

Las sagradas escrituras nos dicen: 

“Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!” (Filipenses 4:4) “Cantad alegres a Hashem, toda la tierra; Levantad la voz, y aplaudid, y cantad salmos (Tehilim 98:4) 

“Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra (Tehilim 100:1). 

“Grandes cosas ha hecho Hashem con nosotros; Estaremos alegres (Tehilim 126:3) 

La misma Parashá señala que todas las desgracias mencionadas nos llegarán por no haber servido a Dios con alegría: 

“Y vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te perseguirán, y te alcanzarán hasta que perezcas; por cuanto no habrás atendido a la voz de Hashem tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos, que él te mandó; y serán en ti por señal y por maravilla, y en tu descendencia para siempre. Por cuanto no serviste a Hashem tu Dios con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de todas las cosas" (Deuteronomio: 28; 47) 

Al leer dicho texto nos sorprendemos: ¿Si cumplimos con todos nuestros deberes, pero sin alegría, merecemos castigo? ¡La respuesta es Sí!, porque la clave de la alegría es la palabra principio, inicio, de aquí que está porción comience diciendo: “CUANDO LLEGUES”... Indicando un inicio. La Vehaiá (Y cuando) también significa “alegría”, puesto que habla de la entrada a la tierra de Israel donde de seguro hubo alegría, ¿Se imagina usted lo que sucedió cuando Israel piso por primera vez la Tierra? 

¿Podemos pensar en la alegría de Myriam cuando el pueblo cruzo el mar en seco y escapo del ejército de Faraón? Todo era sinónimo de un comienzo nuevo. 

¿Podemos imaginar la ocasión en que Israel recibió la Torá de Hashem? Ellos dijeron “HAREMOS TODO LO QUE HASHEM DIGA”. Recibieron la Torá con alegría y quisieron cumplirla con alegría. Esto nos muestra que la Torá y la puesta en obra de los mandamientos debe vivirse con la misma intensidad que tuvimos el primer día cuando la recibimos. Después de 40 años y más, Hashem le estaba demandando al Pueb lo de Israel, alegría para guardar los mandamientos, la misma alegría del desierto debes tenerla ahora que estas en casa. 

Luego de haber sufrido en Egipto, después del trabaja y de las humillaciones, después de haber sido oprimidos, de haber perdido una generación entera en el desierto. Luego de haber batallado contra los enemigos que vivían en la tierra de Israel, y luego de esperar 14 años para la subdivisión y entrega de las tierras, por fin podrían llevar delante de Hashem los primero frutos de sus cosechas. 

¿Quién sería el mal agradecido, que NO soltaría sus labios para declarar todo el bien que ha recibido del cielo? ¿Quién de nosotros no tiene ningún motivo para dar gracias a Hashem?

En realidad la presentación de las primicias, eran un medio más, lo que en realidad Hashem buscaba era ver a sus hijos alegres, y agradecidos por todo lo bueno que su Padre y Rey les había dado, les estaba dando y les daría en el futuro.

¿Y tú, no darás gracias este Shabat? 

Shavua tov (Buena Semana)

2 comentarios:

  1. Hoy Viernes 6 de Abril del 2018 cuando son las 2:36pm aproveche este instante en medio de mi trabajo para revisar si realmente es una mitzva estar alegres como lo dice la canción Mitzva Gadola y realemente lo comprobé viendo estas citas de torah y Tanaj sobre salmo 100, salmo 126, salmo 98, Filipenses 4. De hoy en adelante procuraré ser mas agradecido en todo con El Eterno, con el Elohim de Israel. Saludos desde Venezuela Tierra de Gracia.

    ResponderEliminar
  2. Doy Gracias Al ETERNO YAHWEH por sus innumerables MISERICORDIAS voy a contar una de ellas esto sucedió en el año 2014 el dia 7 de octubre empezaré a contar esa BENDITA MISERICORDIA . Ese dia estaba muy triste xq me encontraba sin mi familia y además mi hijo Cristián se encontraba al otro dia de cumpleaños y no tenía dinero es decir ningún recurso y le dije a mi mamá que no tenía dinero para enviar al otro dia que era su cumpleaños de mi hijo y me puse triste por eso debo reconocer que asi fue y estaba escuchando una predicación en la radio sin entender que EL ETERNO ME ESTABA HABLANDO A MI lloré toda la noche hasta cómo las 3 de la mañana y después me quede dormido y luego de desperté cómo a las 6:30 am con los ojos hinchados y hasta las 8:30 am EL ETERNO YAHWEH EN SU MISERICORDIA ME HABLÓ y me dijo levantate y anda al Servipag con mi Carnet de identidad y me levanté y fui hacia el Servipag y cuándo llegué y habían 3 personas en la fila y cuándo llegó mi turno pasé mi Carnet de identidad y la salió una boleta con 240000 mil pesos chilenos y estaba muy alegre y feliz por esa BENDITA MISERICORDIADEL ELOHIM DE ISRAEL y tenia ganas de abrazar a las personas por esa bendición recibida de YAHWEH Y doy gracias al ELOHIM DE ISRAEL por eso y haci pude enviar ese dinero a mi familia y es algo que lo he publicado hoy por esté medio bueno aunque lo comenté con otros cercanos y familiares y no familiares igual Estoy agradecido DEL ELOHIM DE ISRAEL por está MISERICORDIA

    ResponderEliminar